Nuestro barrio


Viviendas entre fábricas.

El barrio del Picarral se asienta sobre terrenos de la huerta del Rabal, regados por la acequia de dicho nombre, que bajaba por el camino de los Molinos y seguía su curso en paralelo a la carretera de Huesca (San Juan de la Peña) hacia el Ebro. La palabra "picarral" significa en aragonés terreno desigual, arrastrado por el agua y poblado de hoyos y regatos. Como el termino "Balsas de Ebro viejo", hace referencia a la particular característica de estos terrenos de haber sido riberas del antiguo curso del río, has que una gran crecida (en el siglo XV) rompió el cuello del meandro para abrir el cauce actual. Durante siglos quedaron como terrenos pantanosos e insalubres, hasta que en el siglo XIX fueron arbolados, para favorecer su desecación, y dedicados a viveros municipales. De aquel pasado heredó el barrio el problema de las humedades y el desagüe de las escorrentías que lo atraviesan, y que sólo recientemente ha sido felizmente resuelto con la construcción de un gran colector.
Poco cambió este paisaje hasta bien entrado el siglo XX. Fueron, al principio, nuevas torres, almacenes y pequeños talleres implantados bajo el influjo de la vecina zona industrial que rodeaba a la Estación del Norte. Fundamental para el desarrollo de las zona va a ser la inauguración del tranvía de la Academia General Militar en 1929. Pero todavía en el plano de 1935 sólo encontramos un pequeño núcleo de edificaciones de una o dos alturas en la confluencia del camino de los Molino con la carretera de Huesca. Sin embargo, apenas dos años mas tarde, en 1937, en plena Guerra Civil, se levanta sobre el camino de Juslibol la gran fábrica textil Caitasa, que llegó a tener a mas de 800 trabajadores y que será la punta de lanza del desarrollo industrial del barrio. A ella se sumarán en los años cuarenta otras fábricas como la papelera Saica (1943), metalúrgicas como Talleres Unidos S.A. (entre el camino y la travesía de Juslibol), Coromina Industrial (en San Juan de la Peña, frente al actual Jardín de la Concordia), la textil La Algodonera (en parte del solar de dicho jardín), entre otros talleres, almacenes y pequeñas industrias.

La ciudad recibe un gran flujo migratorio proveniente de los pueblos de Aragón y del resto de España, agravándose aún más el problema de la falta de vivienda. En 1946 la Caja de Ahorros construye el primer pabellón de 130 viviendas en la calle Anzáñigo, que será conocido como el Pabellón Viejo. A éste le sucederán en la década siguiente los ocho pabellones, con 400 viviendas, del grupo llamado Francisco Franco (de promoción municipal) los grupos sindicales de Tte Ortíz de Zárate (1957-1958), y la parcelación Establés, frente a la factoría de TUSA.

Fabricas, viviendas y... nada más. Los patronos de las empresas, los propietarios del suelo y lo promotores de las viviendas son, mas o menos los mismos. Y construyen un barrio nuevo sin la mas mínima consideración hacia sus futuros habitantes, entre industrias contaminantes y peligrosas, sin urbanizar, con calles sin asfaltar, sin vertido o muy precario, y sin el mas mínimo equipamiento. Has 1960 no se inaugura el que será el único colegio durante mucho tiempo, el San Braulio. Sin embargo, el barrio no cesa de crecer: en 1969 llegan las primeras 750 familias del polígono de Balsas de Ebro Viejo, que llegará a tener 1.534 viviendas. Poco después, la inmobiliaria Loarre, de la Caja de Ahorros, construye 570 mas, junto a las que se levantará la fábrica maloliente de Campo de Ebro. Como dirán los vecinos, el Picarral cobija "al menos por la noche" cerca de 20.000 personas que deben dormir con las ventanas bien cerradas para protegerse de ruidos, olores, paja... de las industrias vecinas.

Nace la Asociación de vecinos.

En 1965 se había constituido la parroquia de Belén, de la que al año siguiente se hará cargo un grupo de jesuitas, algunos de los cuales trabajan como obreros. Alrededor de ella se forma un amplio grupo de vecinos que desarrollan una intensa labor asistencial y cultural, pero sin olvidar la problemática laboral y política que se vivía bajo la dictadura franquista. En 1970 se constituye oficialmente la Asociación de Cabezas de Familia, una de las primeras de Zaragoza. Ese mismo año organizan la colonia de verano en Canfranc, que para muchos niños será la primera oportunidad de coger el tren, y que no han dejado de celebrar hasta la fecha. Al año siguiente serán las protestas por el transporte urbano y la carestía de vida: con la supresión del tranvía y la implantación de los nuevos autobuses, el billete sube de 1,50 a 2,50 pesetas. La lucha por una bolsa de la compra asequible marca otro hito porque supuso la unión vecinal con el movimiento obrero. Mientras, en la Asociación se imparten clases par el graduado escolar y en 1974 se abre la guardería de Belén.

Gracias al trabajo de la Asociación se consigue tener en el barrio un parque y zonas verdes; que los tanques que subían al campo de maniobras de San Gregorio no circulen por el barrio, construyendo un apeadero en dicho campo; que haya un centro de salud con los servicios sanitarios imprescindibles; que se pongan en funcionamiento varios colegios públicos, una guardería municipal y un instituto; que las fábricas apliquen medidas correctoras para reducir la contaminación.

Hemos de destacar también los esfuerzos por mejorar el transporte público, que ha sido un ejemplo para toda la ciudad, o la larga y tenaz lucha por la apertura del Hospital Royo Villanova (antiguo "Cascajo"). Y no menos hemos de destacar el trabajo, desde nuestros orígenes por elevar el nivel cultural de los vecinos, con los cursos de Educación de Adultos; la labor de la Comisión de la Mujer, con su concurso literario, que va por la XXVI edición, y es un caso único en España, o los cursos de español que se imparten hoy en la Asociación a cientos de los nuevos vecinos que llegan a nuestro barrio. Del mismo modo, en 1986 se crean los Talleres Ocupacionales del Picarral (TOPI), con el fin de dar una salida a los jóvenes que abandonaban la enseñanza reglada, y en 1992 se crea la Fundación Picarral, que sigue gestionando varios proyectos formativos y empresas de inserción en el barrio.

Esta entidad ha recibido diversos premios por su labor y es un referente para toda la ciudad.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCpenney Printable Coupons